NOTA VIRTUAL 42

Nota Virtual

Alcance la estrella ganadera optimizando los potreros

La máxima carga, durante el menor tiempo, en la menor área, el mayor consumo y el tiempo de descanso adecuado son las cinco aristas de la estrella del éxito de la ganadería realizada en potreros. Lograr establecerla y aprovecharla requiere de numerosos factores que parten de la convicción y de la decisión de los hombres involucrados tras su logro.

 

Son diversos los factores que intervienen, muchos de ellos dependen del trabajo en equipo de todos los involucrados; como estrella, no tiene ni comienzo ni fin, ni punto más importante, todo interactúa, en un proceso biológico dinámico y equilibrado.

 

Podríamos comenzar por comprender como todos los elementos involucrados en el pastoreo son importantes e interdependientes. Los animales son solo uno, como lo son el suelo, las plantas (todas), los recursos hídricos, el medio ambiente, las pequeñas especies (incluidas aves, insectos y microorganismos), el hombre; sin olvidar que este, es el elemento pensante encargado de coordinar todo el proceso. Es el Eje.

 

El rumiante, por su capacidad de consumir diversos tipos de plantas además de las gramíneas y leguminosas, se convierte en una insuperable máquina de aprovechamiento y reciclaje de todas las plantas presentes en un potrero. Con su trabajo además de  convertirlas en nutrientes -leche y carne- aprovechados por los monogástricos, también entrega alimentos –estiércol, saliva y orina- para el suelo y la multimillonaria fauna y flora que lo habitan. La eficiencia de este trabajo dependerá de la composición y tipo de plantas que ingiera; siendo la digestibilidad de éstas, inversamente proporcional a la cantidad de lignina (estructura no digerible de las plantas) en sus paredes celulares, la cual aumenta con la edad de la planta. Si consideramos como “maleza” las plantas no aprovechables de un potrero, podemos entonces calificar como tal a todas las que tengan un alto nivel de lignina, las cuales solo las consumen los rumiantes cuando son obligados. Tienen pobre palatabilidad y digestibilidad. Puntualizando, toda planta vieja es maleza, incluyendo los pastos que por edad pierden gustosidad y valor nutritivo.

 

El tamaño del potrero es determinante para la existencia de malezas, a mayor tamaño más malezas. El bovino es altamente selectivo y cuando se le permite, se dedica a caminar y despuntar los pastos y plantas más jóvenes, se empiezan a demarcar claras zonas de alto, medio y ningún consumo; en las primeras, las plantas reiteradamente agredidas van desapareciendo, en las otras dos empiezan a fortalecerse las plantas que no son consumidas en razón a su pérdida de palatabilidad y alto contenido de lignina. Una planta alta dificulta también la eficiencia del pastoreo. En la medida en que permanezcan los animales en el potrero tal efecto se va acrecentando, pasados cuatro días de ocupación se inician los consumos de rebrote  y con el tiempo aparecerán zonas definidas de escasez y abundancia, estas últimas conformando islotes de material envejecido no consumido, que cada vez será más viejo y tupido. Caminar un potrero e identificar estas zonas permitirá comprobar como progresivamente las áreas de pastoreo reducen su oferta y empobrecen. Crecen las islas donde el animal jamás entra y se definen más los peladeros, con suelos compactados.

 

Reducir el tamaño de los potreros al adecuado, es solo el comienzo de un camino que lleva a la optimización de su uso. El consumo de plantas por parte de los animales empezara a ser controlada, en la medida en que las áreas sean más pequeñas y se tenga mayor cantidad de animales, la capacidad selectiva de estos se irá perdiendo, se presentara la competencia y realizaran más intensamente la labor de pastoreo con menor desplazamiento. Cuando se entiende que los animales manejan jornadas de pastoreo, de rumia, de descanso, de vagabundeo empezamos a aceptar que podemos aprovechar los momentos de pre- disposición al pastoreo para facilitarlo. Numerosos trabajos muestran como este momento es más intenso y frecuente en las horas vespertinas, es decir, los animales son más activos pastoreando al final del día y primanoche, cuando se coincide con la mayor oferta nutricional de las plantas como resultado del proceso de Fotosíntesis durante todo el día.

 

Con esta información podemos organizar las jornadas de tal manera que los animales vayan a los potreros al final de la tarde cuando ya la radiación solar y el calor han disminuido, el apetito voraz, causado por el ayuno, los lleva a realizar un pastoreo más agresivo y eficiente, obteniendo mayor cantidad de forrajes, más nutritivos. Este manejo enseña una rutina a los animales que les condiciona a aprovechar al máximo los horarios, sabrán que al llegar a un potrero con tamaño reducido y tiempo controlado, deberán competir en tiempo y espacio, su pastoreo será dinámico, continuo, progresivo y a fondo. Serán cerca de ocho horas con mínima selección, mínimo desplazamiento, máximo aprovechamiento, agresivo consumo de forrajes. Las plantas no consumidas, incluyendo gramíneas y leguminosas, deben ser consideradas malezas y, cortadas a una altura de pastoreo a fondo, serán puestas en igualdad de condiciones a las pastoreadas, con una recuperación similar estarán aptas para ser consumidas en una nueva ocupación, una vez transcurra el tiempo de descanso apropiado. No cortarlas significa favorecer la permanencia y maduración de material que no será consumido por los animales. Son numerosas las plantas arbitrariamente calificadas como malezas que son consumidas con gran avidez cuando aún son jóvenes por los rumiantes, muchas de ellas ofrecen nutrientes superiores a los aportados por las gramíneas. Los arbustos y plantas que se puedan convertir en árboles, deben ser respetados y en lo posible sembrados, lo máximo que se puede hacer con ellos es ramonearlos para permitirle a la los rayos solares iluminar su base. Los árboles enriquecen y hacen más productivos los potreros.

 

Se insiste en resaltar como los forrajes jóvenes son mejor aprovechados en un trabajo ruminal más eficiente que lleva a mayor obtención de nutrientes y la eliminación de un estiércol mejor digerido con mayores condiciones de fácil biodegradación que favorece la biodinámica del suelo, presentándose además una disminución en la producción de gas metano. Una alta carga de animales en un área reducida y con forrajes altamente digeribles posibilita la colocación en el suelo de materia fecal y orina biodisponibles que contribuyen activamente al mejoramiento de la vida del suelo. Saturación de excretas para un abonamiento poderoso, dinámico, efectivo, natural y gratuito.

 

El consumo a fondo de las gramíneas permite aprovechar una de las características propias de ellas: la de poder acumular reservas en la base de los tallos y en las raíces, con las cuales tienen la capacidad de iniciar el rebrote hasta alcanzar las primeras hojas reactivando la fotosíntesis. Esta condición única, siendo un privilegio de las gramíneas, permite abusos con ellas, cuando se deja a los animales agredir repetidamente los rebrotes hasta agotar las reservas acumuladas, causando la desaparición de las gramíneas mas apetecidas. Es una situación frecuente cuando se olvida como los pastos presentan rebrote a partir del cuarto día de consumidos y se mantiene los animales en el potrero por un periodo más prolongado, permitiendo así el consumo de más de un rebrote.  La condición ideal de alta carga animal con tiempo de ocupación de un solo día, empieza a ser aceptada cuando se entiende cómo el sobre pastoreo está más ligado con el tiempo de ocupación que con la carga animal. Hacen mas daños cinco animales en una hectárea durante quince días que cien en la misma hectárea ocupándola sólo un día.

 

El tiempo de descanso, como lo reitera el profesor Voisin, debe ser lo suficientemente largo para permitir a las plantas (gramíneas) realizar su “llamarada de crecimiento” como máxima expresión a la fotosíntesis y lo suficientemente corto, para que no se pase del punto óptimo de consumo, cuando presenta la mayor cantidad y calidad de oferta. Determinar ese momento es el compromiso del hombre que aporta su razón y conocimiento tras los mejores logros.

 

Existe numerosa literatura e información útil para enriquecer los conocimientos y mejorar las prácticas de pastoreo. Todas coinciden y llevan a la conclusión de que es el mejor sistema de beneficio ganadero en cualquier lugar del mundo, más en el Trópico donde mediante su uso podemos hacer una ganadería fantástica con rendimientos increíbles que nos harían los reyes del mercado. Autores como Gregorini, Primavessi, Pinheiro, Sorio, Sierra, entre otros, son un diverso banco de ideas, contradictorias algunas pero todas basadas en los principios empíricos utilizados por los pastores de la antigüedad que fueron desempolvados, vividos, organizados y planteados por el Ingeniero Químico André Voisin a mediados del siglo pasado. Su obra Productividad de la Hierba es el libro inspirador de esta “nueva moda”.

 

Tenemos la obligación de  poner en práctica procedimientos de pastoreo que, siendo muy antiguos, son poco utilizados. Con ellos ingresaríamos a un sistema de manejo altamente rentable con bajo consumo de insumos causantes de serios daños del medio ambiente y del desperdicio de importantes sumas de dinero que solo benefician a los gestores e impulsadores de la Revolución Verde, con una ganadería y una agricultura con alta dependencia de agroquímicos e insumos externos.

 

Recurriendo a la tecnología de las “cercas eléctricas” se puede implementar la división de potreros con un mayor número y el menor tamaño posible. Siempre será rentable hacerlo, más, cuando se entienda que estas son una barrera sicológica, no física y por lo tanto se necesita poca madera y alambre, siendo  suficiente en tierra plana colocar postes cada 50 metros con un máximo de dos líneas de alambre o, como se ha venido haciendo exitosamente en diferentes partes, construyendo potreros de una hectárea, con una sola línea de alambre facilitando el manejo sin el uso de puertas ni portillos. Es un hecho que en la medida en que los potreros son más pequeños, la operación es más  productiva.

 

Quienes sufren importantes pérdidas por efecto de plantas toxicas como el cansaviejo, mataganado,  ahorcachivo o mindaca, tienen en esta propuesta una solución

 

Para iniciar solo se requiere tomar la decisión y hacerlo. No será fácil pues en todo proceso los humanos nos resistimos al cambio siempre opinamos y cada uno tenemos nuestros conceptos y verdades, generalmente apegados a lo que toda la vida hemos hecho, así sea con pobres resultados. Aquí, más que pensadores, necesitamos la colaboración de ejecutores. Quien empiece a pedir opiniones y a oír a muchos “ex pertos” jamás tendrá éxito en un sistema que sencillamente se basa en los principios elementales del pastoreo eficiente que aplicaron los mejores pastores de la antigüedad y que, siendo olvidado, no ha podido ser superado. Solo si nos atenemos a las cinco aristas de la estrella y las seguimos con firmeza lograremos construirla, activando un proceso de mejoramiento continuo donde todo el sistema será cada vez más productivo. Alcanzaremos mayores rendimientos por área, por grupo y reduciremos de manera importante la dependencia de insumos; con menor inversión lograremos mayores rendimientos. Posiblemente algunos animales presenten problemas al comienzo, pero fácilmente se acostumbran, y si alguno no lo hace, lo mejor es eliminarlo del grupo. Igual el personal que no se adapte, debe buscar  otros oficios

 

Es muy importante tener claro que nos introducimos a un proceso integral, de conjunto, diferente al tradicional en el cual el insumo animal es el eje. Aquí no podemos, como generalmente lo hacemos, medir los resultados por la producción individual, especialmente la lechera de las vacas, pues éstas empiezan a ser parte de todo un sistema donde se mide y se da importancia además, a la producción del suelo con plantas enriquecidas, favoreciendo un proceso más eficiente en la cual los animales, repito, son una (importante) parte. Posiblemente en un comienzo disminuya la producción individual, por el simple hecho de no existir ya el pastoreo selectivo, donde el animal se limita a despuntar, causando ineficiencia en el aprovechamiento de los forrajes y de los terrenos. Desperdicio. En los primeros pastoreos bajo este sistema, los animales se obligan a comer a fondo forrajes pobres, lo cual es necesario para permitir que los rebrotes sean superiores, con estructuras jóvenes y nutritivas desde su base, hojas largas, anchas y abundantes, a lo que ayudamos cuando cortamos las plantas sobrantes del pastoreo e incentivamos la alta deposición de estiércol y orina en el sitio.  De no hacer pastoreo a fondo y no eliminar los sobrantes, los nuevos rebrotes vendrán a partir de estructuras vegetales envejecidas (desechadas), lignificadas, malas conductoras de alimentos (sabia) a las estructuras nuevas (rebrotes) que crecen en la parte superior de las plantas como hojas pequeñas, desnutridas. El área foliar, encargada de la fotosíntesis, estará desplazada por estructuras incapaces de hacer esta.

 

Si hacemos bien las cosas podemos tener la certeza de que muy pronto lograremos potreros siendo más productivos, generando mayores ganancias que las del inicio, cuando partimos triplicando la capacidad de carga y por ende la productividad por área, a pesar de una caída individual de la producción. Hagamos un ejercicio superficial, considerando la situación vivida en algunos hatos que se deciden a trabajar con el sistema aquí propuesto. En un hato X se produce 400 litros de leche con un grupo de 100 vacas y se utilizan para ello 200 hectáreas, se inicia el proceso y en los primeros meses la producción baja a 300 litros con las mismas cien vacas pero, estas se han mantenido pastoreando en 100 hectáreas, donde se observa como los potreros pastoreados a fondo y repasados con guadaña, se recuperan parejos ofreciendo un pasto de aspecto vigoroso. En las otras cien hectáreas se ha recibido algunos animales al partir pues el pasto empezaba a perderse. ¿Será que se debe volver al sistema anterior? O se debe persistir y esperar a los resultados de un proceso biológico natural mostrando una proyección a largo plazo positiva? Difícilmente podemos medir una proyección de este tipo a futuro, pero si podemos permitirle a nuestro sentido común, analizar  y aceptar lo obvio. Los temores inmediatos, cuando produce tremendo susto el hecho aparente de perdida de producción, frecuentemente nos priva de éxitos a largo plazo. Que quede claro entonces: la producción se mide integralmente, no se puede evaluar teniendo en cuenta solo la medible y visible (leche) de las vacas en presente. Mientras las vacas pueden bajar la producción, el SITEMA incrementa su productividad y a mediano plazo la multiplicara significativamente. La disminución en el gasto de insumos y personal son incalculables, igualmente los beneficios medioambientales.

 

Lo que en la práctica se ha hecho es ponerle  un segundo piso a la finca, que

está en obra negra y que muy pronto posibilitara un tercero o más.

 

Los profesionales del sector tenemos el reto de actuar en un campo que tradicionalmente ha sido abandonado en el ejercicio de la Zootecnia, la Agronomía la Veterinaria y la Administración Agropecuaria. Lo cual podemos simbolizar cuando unimos los cuatro círculos que las representan, quedado entre ellos un espacio, donde se ubica y desecha, la alimentación  de ganados en potreros y manejo de estos, que no son tenidos en cuenta, como determinante en la producción, por ninguno.

 

Uno de nuestros mayores propósitos es formar personas que conociendo estos conceptos se enamoren de ellos y se propongan alcanzar la estrella del éxito de la ganadería en potreros, la cual necesita más de buenos pastores que de expertos en otras cosas.

Luis Guillermo Fuentes G DMV UN

3126196339

@notasganaderas

Astegan Astegan1

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s